Jose Luis Santa Maria 7

Published in: on diciembre 10, 2009 at 10:32 am  Dejar un comentario  

Jose Luis Santa Maria 6

Published in: on diciembre 10, 2009 at 10:31 am  Dejar un comentario  

Jose Luis Santa Maria 5

Published in: on diciembre 10, 2009 at 10:29 am  Dejar un comentario  

Jose Luis Santa Maria 4

Published in: on diciembre 10, 2009 at 10:24 am  Dejar un comentario  

Jose Luis Santa Maria 3

Published in: on diciembre 10, 2009 at 10:23 am  Dejar un comentario  

Jose Luis Santa Maria 2

Published in: on diciembre 10, 2009 at 10:22 am  Dejar un comentario  

Chistes de Karlos Arguiñano

 

Hombre invisible

busca mujer transparente

para hacer lo nunca visto

 

Va uno a la panaderia y le pregunta al panadero:

– ¿ Tienes pan de ayer ?

– Si

– Pues no haber hecho tanto.

 

– MAMA, MAMA, ¿ LOS CORAZONES TIENEN PIERNAS ?

– NO HIJO MIO, ¿ POR QUE ?

– PORQUE PAPA ESTA DICIENDO EN LA HABITACION DE LA CRIADA, ABRETE DE PIERNAS CORAZON.

 

Un gorrión muy chulo (de Bilbao) que iba volando por una carretera a mas de 250 km/h y de repente choca contra el casco de un motorista. Este se para y lo recoge de la carretera medio moribundo, se lo lleva a su casa y lo mete en una jaula para ver si se recupera de sus heridas. Pasadas unas horas el gorrión se despierta y se ve rodeado de barrotes por todo los lados y exclama ¡¡¡ Joderrrrr, he matado al motorista!!! (Pensaba que estaba en la cárcel).

Published in: on diciembre 1, 2009 at 11:29 am  Dejar un comentario  

Maestro hostelero

Published in: on diciembre 1, 2009 at 11:04 am  Dejar un comentario  

Nunca desprecies lo que parece insignificante, pues no hay ser tan débil que no pueda alcanzarte.

El águila y el escarabajo

TEBYTIB205-847676

Estaba una liebre siendo perseguida por un águila, y viéndose perdida pidió ayuda a un escarabajo, suplicándole que le salvara. 

Le pidió el escarabajo al águila que perdonara a su amiga. Pero el águila, despreciando la insignificancia del escarabajo, devoró a la liebre en su presencia.

Desde entonces, buscando vengarse, el escarabajo observaba los lugares donde el águila ponía sus huevos, y haciéndolos rodar, los tiraba a tierra. Viéndose el águila echada del lugar a donde quiera que fuera, recurrió a Zeus pidiéndole un lugar seguro para depositar sus futuros pequeñuelos.

Le ofreció Zeus colocarlos en su regazo, pero el escarabajo, viendo la táctica escapatoria, hizo una bolita de barro, voló y la dejó caer sobre el regazo de Zeus. Se levantó entonces Zeus para sacudirse aquella suciedad, y tiró por tierra los huevos sin darse cuenta. Por eso desde entonces, las águilas no ponen huevos en la época en que salen a volar los escarabajos.

Published in: on octubre 5, 2009 at 10:26 am  Comments (1)